Chihuahua, Chih. “Los priistas de Chihuahua nuevamente alzamos la voz para manifestar que las estrategias emprendidas por el gobierno de la república para atender el tema de la inflación y la carestía no han logrado cumplir, ni con los objetivos planteados, ni con las expectativas de control de precios que se ofrecieron a los mexicanos”, comentó Alejandro Domínguez, líder estatal del tricolor.

A su vez, el presidente estatal mencionó que el paquete contra la inflación y la carestía (PACIC), no ha logrado garantizar a la población precios justos en productos esenciales, inclusive el último reporte del INEGI referente al Índice Nacional de Precios al Consumidor emitido el pasado 9 de febrero, generó una gran preocupación por el alza de los precios en los artículos básicos de consumo y en los niveles de inflación que registran los servicios, siendo los más altos en la historia del país.

En este sentido la dirigencia estatal PRI lanzó siete estrategias en contra la inflación y la carestía:

1. Debemos replantear un nuevo acuerdo, una firme política integral que restituya el poder adquisitivo de las familias para atender sin sobresaltos ni angustias sus necesidades básicas.

2. Las acciones contra el incremento generalizado de precios deben privilegiar la producción de alimentos, considerando toda la superficie agrícola del país y no solamente impulsar la producción en 8 o 9 estados de la república con programas de apoyo, como está ocurriendo hasta el día de hoy.

3. La emergencia alimentaria y la carestía que estamos sufriendo debe significar un parteaguas en la política agropecuaria de este régimen y beneficiar a los productores agrícolas y a todas aquellas regiones con vocación productiva mediante estímulos, semillas mejoradas y fertilizantes que alienten la producción de granos de manera prioritaria.

4. Buscar la reapertura inmediata de los canales de financiamiento a los productores del campo que el gobierno federal ha trastocado poniendo en riesgo las actividades del sector primario y limitando la autosuficiencia alimentaria. Exigimos la reactivación de la Financiera Rural como institución responsable de impulsar el desarrollo de las actividades agropecuarias.

5. Rechazamos que se profundice la dependencia alimentaria de nuestro país con prácticas de libre importación de productos de otros países. Ello significa un despropósito y una práctica de comercio que al exentar el pago de aranceles de importación pone en severa desventaja a los productores nacionales.

6. Es necesario impulsar la inversión productiva, tanto pública como privada, con políticas públicas responsables promoviendo la seguridad alimentaria y mejorando las condiciones que favorezcan la competitividad y el empleo.

7. Ante la carestía, se debe propiciar un gran acuerdo nacional para elevar la producción y productividad del agro mexicano; así como también generar un programa de alimentación y nutrición para las familias en situación de pobreza extrema.