El papa Francisco instó hoy a los cristianos a “ensuciarse las manos” para “construir la paz” y puso como ejemplo al beato venezolano José Gregorio Hernández Cisneros, “el médico de los pobres” que fue “un doctor cercano a los más débiles” que dedicó “su existencia a socorrer a los necesitados