Chihuahua, Chih. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chihuahua exhorta a la población tener cuidado en el consumo de mariscos en esta temporada de cuaresma.

La coordinadora de Salud Pública, doctora Brenda Ramírez Vega, advirtió que el consumo de estos alimentos suele relacionarse con infecciones ocasionadas por salmonelosis y padecimientos que se caracterizan por síntomas como diarrea, náusea, vómito, fiebre y dolores abdominales.

Señaló que otro padecimiento relacionado por el consumo de productos del mar son las reacciones alérgicas de los crustáceos y los moluscos como almejas, mejillón camarón, cangrejo, pulpo y langosta entre otros, debido a que contienen proteínas a las cuales algunas personas son hipersensibles.

La doctora Ramírez Vega indicó que las principales manifestaciones son “prurito” que se refiere a picor que se siente en una parte del cuerpo o en todo él y que provoca la necesidad o el deseo de rascarse, inflamación de boca y garganta, dolores abdominales, diarrea y vómito.

Además de la aparición de ronchas en distintas partes del cuerpo y en casos graves se puede presentar coloración azul en la piel, baja presión arterial, pérdida de la conciencia y obstrucción de las vías respiratorias por la inflamación.

Ante cualquier reacción adversa por el consumo de estos alimentos, la doctora Ramírez Vega recomendó acudir a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) de adscripción para que el médico valore la gravedad de la intoxicación y determine si es alguna reacción alérgica o infección bacteriana. Sólo él podrá prescribir el medicamento y en casos severos controlar la crisis a tiempo, pues la obstrucción de las vías respiratorias puede producir una asfixia.

La especialista indicó que siempre se debe mantener estricta higiene al manejar y preparar este grupo de alimentos, así como guardar las condiciones de almacenamiento correctas, ya que estos productos se descomponen con facilidad sumada al tiempo y condiciones de transporte desde la costa.

De igual modo recomendó evitar comprarlos en lugares de dudosa procedencia, en la calle o donde las condiciones de refrigeración no sean las adecuadas.

Los productos del mar, expresó, son más saludables que la carne roja, ricos en proteínas, vitaminas y minerales complementarios para las funciones del cuerpo, pero como todo alimento, se deben conservar, lavar y cocinar correctamente para evitar adquirir desde una infección hasta un reacción alérgica grave.