Torreón, Coah. El número de menores de edad en Coahuila que han atentado contra su vida ha incrementado en los últimos años. La presencia de la violencia en ambientes sociales y digitales, donde se desenvuelven, son los principales detonantes de tendencias suicidas, no obstante, uno de los factores de riesgo más importantes, cuya exposición ha sido normalizada en los últimos años es el internet.

Salvador Hernández Vélez, rector de la Universidad Autónoma de Coahuila, señaló que la adicción a los dispositivos móviles, como el celular y tabletas, “genera situaciones de salud mental muy dañinas”.

“Los chavos se quedan con el celular en la noche hasta altas horas de la madrugada, y al levantarse no rinden en sus deberes de la misma manera… Ahí hay un problema que tenemos que atender y hacer conciencia de que no debemos dormir cerca de uno”, explicó.

Así mismo, agregó que el uso excesivo de redes sociales puede perjudicar la comunicación e interacción social de los jóvenes, además de que la falta de likes “activa otras cosas”.

Este dato fue confirmado por el doctor Roberto Bernal Gómez, titular de la Secretaría de Salud del estado, quien señaló que durante la pandemia los casos de suicidio aumentaron hasta un 100% debido al aislamiento y el uso excesivo de redes sociales, principalmente en la población joven.

En un estudio publicado en The Economist en el 2022, señaló que, una vez ajustado el impacto del Covid-19 en el mundo, el resultado fue el mismo para todos los grupos de edad: las redes sociales pueden provocar tristeza o ansiedad en los adolescentes; y los smartphones pueden causar graves daños psicológicos que pueden llevar a la autolesión o el suicidio.

A nivel global el suicidio es la segunda causa de muerte en el grupo de edad entre 15 y 29 años y en el caso de México, es la cuarta causa de fallecimiento, detrás del homicidio, los accidentes y el Covid-19.

La tasa de suicidio en los jóvenes ha ido en aumento y actualmente son el grupo de mayor riesgo. En el caso de Coahuila existe una tasa de suicidio de jóvenes de 13.1 por cada 100 mil habitantes, además de una tasa de 2.1 de suicidios de niños de entre 10 y 14 años.

En lo que va del año, en Coahuila se han registrado al menos dos casos de suicidio en menores de 12 años relacionados con el uso de teléfono celular.

Si las redes sociales y los dispositivos móviles fueran la única o principal causa del aumento de los niveles de suicidio o autolesión, los datos a nivel nacional probablemente mostrarían indicios de su efecto, sin embargo, ha pasado casi desapercibido.

A raíz de ello, el pasado 23 mayo, la diputada por Morena, Laura Francisca Aguilar Tabares denunció la problemática ante el pleno del Congreso del Estado, a través de un punto de acuerdo.

Explicó que la Nomofobia, como es conocida la adicción al dispositivo móvil, forma parte de las adicciones no químicas de la nueva era a las que los niños, adolescentes y jóvenes están expuestos. El uso excesivo de pantallas digitales trae consigo importantes problemas de salud entre los que destacó la agresividad, la irascibilidad, trastornos alimenticios y alteraciones en el sueño.

Mencionó que a través de una encuesta aplicada a niñas, niños y adolescentes fue posible documentar que entre los sentimientos que asocian con la posibilidad de no tener a la mano su teléfono celular, el 42% dijo sentirse ansioso. Particularmente, las niñas reportaron sentirse más deprimidas (49%) que los niños (35%).

Según estudios, mientras mayor es el uso de los aparatos tecnológicos, específicamente el uso del celular aumenta hasta el doble el riesgo de presentar síntomas depresivos.

Por ello, la legisladora sugirió disminuir el tiempo de uso del celular como estrategia útil para asegurar la salud mental de los niños y adolescentes, además de realizar estudios de prevalencia para determinar la magnitud de los síntomas depresivos.

Además de la creación de programas escolares de concientización y educación en materia de salud mental y suicidio, incluyendo los factores de riesgo y atención temprana.

Al respecto, Adrián Nava, subdirector del Centro de Salud Mental (CESAME) en Saltillo, señaló que es recurrente que las escuelas, principalmente de nivel secundaria, canalicen a los jóvenes al centro para recibir atención psicológica.

Entre las principales causas por las que solicitan estos enlaces se encuentra la influencia de las redes sociales en las conductas de los adolescentes, principalmente causadas por llevar a cabo retos virales en redes que pueden perjudicar la salud física y emocional.

“Cuando nos los envían, al momento de estarlos evaluando es cuando descubrimos que están relacionados (la ansiedad, depresión y estrés emocional) con factores agraviantes como retos sociales” explicó.

Sostuvo que el uso excesivo de los dispositivos móviles puede actuar como un detonante del suicidio, ya que la exposición a la información puede aumentar el estrés emocional de los jóvenes.

Así mismo, señaló que perjudica el manejo de las emociones, ejemplificando con la ruptura de relaciones, situación donde el uso de las redes no permite dar un cierre adecuado.

“Cada vez hay más influencia en las redes sociales en cosas negativas, hay que regular la información que consumen”, dijo.

Los principales casos atenidos en el CESAME son los pacientes de entre 12 y 15 años, sin embargo, también han brindado atención a niños de entre 8 y 11 años, cuyos comportamientos se vieron afectados por la exposición a información en celulares.

“Cuando los papás quieren poner límites, los niños tienen poca tolerancia a la frustración y se genera ansiedad y otras conductas problemáticas”, explicó.

Aunque es perjudicial el uso excesivo de estos aparatos, Nava mencionó que estos pueden actuar como detonante del suicidio cuando existen problemas de ansiedad o depresión de fondo, además de factores sociales como el funcionamiento familiar o los estresores de la vida diaria.

“Es un factor que contribuye, pero no es un factor totalmente determinante.”, dijo.

En tanto, recomendó a los padres de familia estar al tanto de los sitios que frecuentan sus hijos haciendo uso de aplicaciones digitales o programas que permitan controlar el contenido que consumen además de la modulación del horario para hacer uso de los dispositivos.

Los expertos en psicología infantil coinciden al explicar que las razones por los que un niño o niña resuelve morir son innumerables y van de los factores biológicos, pasando por los psicológicos hasta los de tipo social.

La salud mental, y la conducta suicida necesitan ser parte del contexto educativo. El doctor Bernal Gómez, sostuvo que es necesario reforzar la estrategia de prevención del suicidio en el estado, en la cual señaló, es necesaria la participación de los planteles educativos.

Como medida de prevención, destaco la necesidad de crear conciencia en los niños y jóvenes a través de cátedras en las escuelas, además de espacios dedicaos a la atención de la salud mental en las instituciones y planteles educativos.

Adrián Nava señaló que en el CESAME cuentan con psicólogos y psiquiatras especializados en brindar atención a niños y adolescentes cuando se detectan problema de salud mental.

Así mismo cuentan con la Línea de Vida en el 911 e instituciones como la Facultad de Psicología de la UAdeC que brinda atención psicológica para toda la sociedad a través de varios programas.

Con información de MÄS INFORMACIÓN