Ciudad Juárez, Chih. Más de 16 mil personas albergadas, 11 mil 575 consultas médicas, casi 2 millones de comidas servidas, 4 mil 500 menores escolarizados y la colocación de 2 mil 239 personas en un empleo formal son algunos de los resultados.

La protección de los derechos humanos y el trato humanitario son las premisas que imperan en cuanto a la atención a los migrantes por parte de Gobierno Federal, la importancia de respetar sus derechos, acompañarlos en su paso por nuestro país y poner a su disposición un espacio seguro para resguardarse, son sólo algunas de las acciones que lleva a cabo este gobierno desde que las caravanas de migrantes empezaron a arribar a Ciudad Juárez en busca de cruzar hacia los Estados Unidos, informó el delegado estatal de los programas para el Desarrollo, Juan Carlos Loera de la Rosa.

A pesar de lo complejo del tema y de las aristas que presenta, el arribo de oleadas de migrantes a nuestra ciudad que buscan llegar a Estados Unidos y que debido a la política migratoria del vecino país, las regulaciones y los tiempos de espera permanecen en nuestra ciudad, Gobierno Federal ha brindado puntual protección a las familias, con el albergue más grande del país, el Leona Vicario, mismo que abrió sus puertas en el año 2019 y desde su apertura hasta el día de hoy ha amparado a 15 mil 621 personas.

En él no sólo encuentran las familias migrantes un espacio seguro para refugiarse, también reciben una atención médica primaria, hasta el día de hoy se han otorgado 11 mil 575 consultas. La salud psicosocial y emocional también es otro de los temas importantes a atender en el albergue, en el centro se cuenta con un gabinete de psicología que atiende a las migrantes que por su situación y las condiciones de estrés a las que se ven sometidos, la pérdida de su hogar y el arribo a un nuevo país requieren este apoyo.

Una de las prioridades del albergue, señala Ana Laura Rodela, directora del lugar es atender a familias completas o mujeres u hombres que viajen con niñas y niños, para ellos además de contar con áreas especiales para sus necesidades, al interior del albergue los menores asisten a la escuela bajo un modelo de escuela multigrado con certificación oficial por parte de la Secretaría de Educación Pública de los cuales se han escolarizado 4 mil 500 menores.

Pero, sin duda, uno de las actividades de mayor impacto en mejorar las condiciones de vida de los migrantes durante su estancia en esta frontera son los servicios de vinculación laboral que Leona Vicario ofrece, este servicio es fundamental para las personas que residen en el centro, ya que les permite obtener un empleo formal, con el cual generar recursos propios mientras llevan a cabo su trámite migratorio y esperan en un sitio seguro para ellos.

Para hacer posible que los migrantes puedan acceder a un empleo formal, desde el albergue se les apoya con la obtención de su documento migratorio que les da estancia legal temporal, además del apoyo para gestionar su Registro Federal de Contribuyentes (RFC) y el Número de Seguridad Social (NSS) lo que ha permitido que 2 mil 239 personas albergadas se hayan empleado en la localidad, en especial en la industria maquiladora y de servicios.

Un gran esfuerzo el que se realiza para atender a estos migrantes, como señala el delegado de Bienestar siempre primando el respeto a los derechos humanos y una política de sensibilidad y humanitaria para estas personas que llegan a nuestra ciudad en busca de mejores condiciones de vida en el vecino país del norte y huyendo de la violencia, la pobreza y la falta de oportunidades.

Como parte de la atención brindada, las familias reciben tres comidas completas al día, lo que al día de hoy suman un millón 985 porciones de alimento servidas.

Actualmente el albergue Leona Vicario alberga a 657 personas, pero las instalaciones tienen capacidad hasta para 950.

Los trabajos realizados por parte de la Federación no quedan sólo en el albergue Leona Vicario, el cual no sólo es el más grande del país, sino que ha sido también reconocido por delegaciones de la Unión Europea que lo han visitado y han catalogado como un ejemplo de atención a migrantes y refugiados a nivel mundial.

El apoyo también se brinda a albergues de la sociedad civil a través de la red de albergues con el pago total del consumo de energía eléctrica de estos centros y con el apoyo de forma ocasional de alimentos.